Punto de quiebre: La crisis política del gobierno nacional y una oportunidad para Perotti

La situación del gobierno nacional atraviesa por su peor momento. La derrota electoral del último domingo encendió todas las alarmas dentro del peronismo, dividiendo las aguas entre dos sectores; en uno está el presidente y en otro, nada más y nada menos que la vicepresidente, generando esto un efecto dominó, donde los rumores aparecieron por doquier y las renuncias de los ministros estuvieron a la orden del día.

Cristina escribió una carta donde volcó sus sentimientos y enojos por el resultado electoral y por cierta desidia en el compromiso de algunos integrantes del gabinete en relación a darles efectivas respuestas a los pedidos de la gente. “Funcionarios que no funcionan” expresó mas de una vez la vicepresidenta y ahí se originó el real pedido de cambio de ministros. El descontento de los argentinos con el gobierno se hizo sentir fuerte al momento que las urnas dieron su veredicto. Cristina explotó cuando nadie se inmutó demasiado en el entorno del presidente al ver dilapidarse su capital electoral. Cría cuervos y te.., quizás habrá recordado la máxima representante del kirchnerismo durante las horas aciagas del día domingo.

La relación entre Alberto Fernandez y Cristina cambió radicalmente a partir del domingo pasado

“Lo de Alberto Fernández no me sorprende, esta en su génesis, siempre fue así, desaprensivo, nunca tuvo demasiada responsabilidad y compromiso con los problemas, si me preguntás; como presidente es un buen profesor universitario”, fue el lapidario y contundente mensaje que compartió con este medio, un altísimo dirigente del peronismo de Buenos Aires. “Houston estamos en problemas” dijo alguna vez el astronauta del Apollo 13, todo indica que el presidente puede llegar a decir lo mismo, muy pronto!!.

El presidente apremiado por las delicadas circunstancias buscó reaccionar convenientemente, por eso recurrió a Manzur, a Filmus y también incorporó a sus filas a Aníbal Fernández buscando dotar de mayor contenido político a su gabinete. Alberto le dio forma a su propia tropa, se pintó la cara y se preparó para lo que viene. Si hay guerra quiere estar preparado. Presuroso el mandatario convocó a una “estudiantina de apoyo” de los gobernadores en la Rioja. Omar Perotti se excusó y no participó de este encuentro. ¡!Lo bien que hizo!!. El peronismo no esta para quedar en medio de una disputa doméstica entre presidente y vice. Los comedidos siempre quedan mal parados dice la liturgia urbana. Por eso, punto para el gobernador santafesino.

Cristina Kirchner mostró en una carta su enojo por el resultado electoral y con los ministros del gabinete de gobierno

Mientras tanto Cristina, se debe estar sintiendo como el profesor Víctor Frankenstein, que ha creado un monstruo que hoy la persigue por los pasillos de la Rosada, al grito de “yo no soy ningún mequetefre” y todos sabemos muy bien como termina la historia. Cristina ya activó dos de las tres llaves del maletín donde esta el botón rojo, en caso de apretarlo seguramente alguien saldrá eyectado y no es necesario aclarar ¿quién?.  

La interna en el PJ, la ganó Perotti con la gestión, como anticipó este portal oportunamente. Ahora el gobernador deberá redoblar el compromiso con el santafesino para encender aún mas la llama de la esperanza de poder cambiar el resultado electoral en noviembre próximo. Las elecciones generales serán diferentes, habrá muchos electores para poder seducir, entre los que se quedaron sin representación porque sus partidos no superaron el piso de votos exigido y ese 10 o 15% que no fue a las PASO y que seguramente dará su presente en los venideros comicios. 

Estas PASO sirvieron para reafirmar el liderazgo de Perotti en el peronismo santafesino, el desafío que tiene por delante el rafaelino es consolidar ese voto captado y ampliar la base de sustentación de su espacio. Muchos dirigentes del PJ no K y del peronismo histórico piden llevar adelante una “mesa de acción política” en el partido donde intentar generar un lugar de participación y sobretodo, de pertenencia partidaria en la provincia, algo que reclama la militancia desde hace mucho tiempo. La pelota está en el campo del gobierno provincial solo queda por verse, como la juega a su beneficio.

Omar Perotti se quedó con el liderazgo del peronismo santafesino

Si Perotti logra dar vuelta la elección en noviembre, esos 10 puntos que le sacó “Juntos por el Cambio” en las intermedias, será como “acertar un pleno” y de esa manera habrá posicionado su figura política a nivel nacional, rumbo al 2023. Con un peronismo en un momento complejo, sin la presencia de dirigentes convocantes, con un gran vacío de figuras y referentes destacables, el rafaelino tiene todo a favor para convertirse, quizás, en el próximo presidenciable. Se dice que “de toda crisis nace una oportunidad”, uno imagina que en eso estarán pensando algunos dirigentes en el entorno cercano del gobernador. “La política es el arte de lo posible”, eso hace válida y lógica toda expectativa.  

One thought on “Punto de quiebre: La crisis política del gobierno nacional y una oportunidad para Perotti

  • 19 septiembre, 2021 at 8:05 pm
    Permalink

    Un crudo analisis que se atreve, además, a mencionar la principal carencia del PJ santafecino: la ausencia del peronismo histórico y del peronismo “no K” en su conducción…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *